V Centenario de El Bosco, la mayor exposición de la historia se exhibe en el Museo del Prado

 

Este verano todos los amantes del arte tienen una cita ineludible en el Museo del Prado con la exposición que conmemora el V centenario de la muerte de El Bosco. Una gran ocasión para disfrutar de las mejores pinturas de este artista holandés nunca vistas juntas hasta la fecha.

Se trata de la mayor exposición de la historia dedicada a Jheronimus van Aken, o como todos le conocemos, El Bosco. Con el patrocinio de la Fundación BBVA, hasta el 11 de septiembre se exhibirán ocho pinturas que habitualmente se conservan en museos españoles y otras veintiuna procedentes de colecciones y museos de todo el mundo. A éstas se le suman obras de otros autores que ayudan a contextualizar el ambiente de la época.

el-bosco-museo-lazaro-galdianoGracias al interés que mostró Felipe II por El Bosco, España conserva el mayor conjunto de originales suyos y todos ellos figuran en la exposición. El Prado, heredero de la Colección Real junto con Patrimonio Nacional, custodia seis obras entre las que destacan los trípticos de El jardín de las delicias, la Adoración de los magos y el Carro de heno. A ellas se suman el Camino del Calvario de El Escorial y San Juan Bautista de la Fundación Lázaro Galdiano. Junto a estas obras, los préstamos procedentes de Lisboa –Tríptico de las Tentaciones de San Antonio Abad – , Londres – Coronación de Espinas – , Berlín, Viena, Venecia, Rotterdam, París, Nueva York, Filadelfia o Washington, entre otras ciudades, hacen de esta muestra un acontecimiento único para sumergirse en el imaginario de uno de los pintores más fascinantes del arte universal.

También podemos ver obras realizadas en el taller del Bosco o por seguidores a partir de originales perdidos. Otro grupo de obras, entre las que figuran pinturas, miniaturas, grabados a buril de Alart du Hameel, relieves de Adrien van Wesel y el manuscrito del Comentario de la pintura de Felipe de Guevara, permitirán entender mejor el ambiente en el que se gestaron las pinturas del Bosco, la personalidad de alguno de sus patronos como Engelbert II de Nassau, o la valoración que se hacía de la pintura en el siglo XVI.

Además, el visitante podrá contemplar parte de los resultados de este estudio en la reflectografía infrarroja y la radiografía de El jardín de las delicias, que permiten verificar el proceso creativo de la obra, con los sorprendentes cambios que el artista realizó desde que inició el dibujo subyacente hasta que concluyó la superficie pictórica.

En previsión del extraordinario interés que puede despertar esta interesante exposición, el Museo ha establecido una prolongación del horario de apertura de viernes a domingo de dos horas y recomienda la compra anticipada de entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *