POR QUÉ ES TAN NECESARIA LA VITAMINA D PARA LA SALUD

El sol es esencial para sintetizar la vitamina D y prevenir enfermedades


Aunque necesitamos vitamina D a lo largo de todo el año, ahora mismo estamos en la mejor época para producirla a través del sol y aprovechar los beneficios que nos aporta.

La vitamina D contribuye a realizar funciones vitales que ayudan a nuestro cuerpo a nivelar la absorción de nutrientes esenciales. Si nos concienciáramos de la importancia de su asimilación, probablemente disminuiría el número de enfermedades que padecemos.

Pero, ¿es fácil llegar a los niveles de vitamina D que necesitamos diariamente?

Todo depende de en qué parte del planeta vivamos, de nuestro color de piel y de la dieta que tengamos.

Al llegar esta época del año solemos oír hablar de los riesgos de la exposición solar y de cómo debemos protegernos para no sufrir daños en nuestra piel. Si bien esto es cierto, también hemos de contemplar el hecho de que el sol es nuestro mayor aliado a la hora de absorber vitamina D. Por lo tanto, hay que tratar de encontrar un equilibrio para que no nos falte la dosis diaria que requiere nuestro cuerpo sin, a su vez, crearle problemas a nuestra piel.

En la zona de los trópicos se puede producir mayor cantidad de vitamina D procedente del sol debido a la situación de la tierra con respecto al sol. Conforme nos vamos alejando de los trópicos se hace más difícil esta absorción, ya que los grados de incidencia de los rayos del sol sobre la tierra aumentan y nos llegan, por así decir, más débiles. De ahí que el color de la piel sea decisivo: cuanto más blanco, mayor cantidad de vitamina D se puede producir.

 

∴ PROBLEMAS CAUSADOS POR LA FALTA DE VITAMINA D ∴

La ciencia indica que la deficiencia de esta vitamina está relacionada con diversas enfermedades y, sobre todo, con la deficiente absorción de calcio, esencial para el crecimiento y el metabolismo de los huesos. Esto puede derivar en la aparición de osteoporosis o raquitismo en los niños.

Por todos es sabido que pasear al aire libre, con la brisa del mar o de la montaña, en un día soleado, nos hace sentir bien y nos llena de energía. El saber popular no suele fallar: cuando alguien está bajo de energía o se está recuperando de una dolencia, los baños de sol son reparadores.

La vitamina D también es fuente de salud coronaria. Está comprobado que las personas que sufren infarto de miocardio tienen carencia de vitamina D. Esto puede estar relacionado con el  hecho de que esta vitamina disminuye la presión arterial de forma significativa. Y por lo tanto, su presencia contribuye a reducir la mortalidad en enfermos del corazón.

Según un estudio publicado por el Departamento Nacional de Salud de Estados Unidos, la falta de vitamina D se relaciona con la dificultad para concebir en mujeres que lo utilizan la fecundación in vitro.

Además se ha encontrado relación entre el déficit  de vitamina D y ciertos tipos de cáncer como el de colón o próstata. Sin embargo, altos niveles de esta vitamina se relacionan con el cáncer de páncreas. Este punto todavía no está del todo claro y necesita de mayor investigación.

Por otro lado, se ha descubierto que puede ayudar a regular los niveles de azúcar en sangre. Su labor ayuda a que el páncreas segregue correctamente la insulina e impide que las células desarrollen intolerancia a esta hormona, que es la principal causa de la diabetes tipo II.

Asimismo, el sistema inmune también mejora gracias a la acción de esta vitamina.

 

∴ FUENTES ESENCIALES DE VITAMINA D ∴

En cuanto a las fuentes de obtención de la vitamina D, estas son muy diversas.

El sol es la principal y probablemente la más eficaz. A través de este, la piel produce la vitamina. Se cree que un breve período de exposición al sol de unos 15 minutos sin protección es suficiente para producir la cantidad diaria necesaria en personas de piel clara durante los meses de verano. Las personas de piel oscura deberían de prolongar un poco la exposición solar. La franja horaria entre las 11 y las 15 horas es la más apropiada.

Otra fuente de asimilación sería a través de los alimentos. Pero hay que resaltar que este aporte solo supone el 10-20% de la dosis necesaria. Aún así es importante incluir en nuestra dieta los alimentos recomendados:

     ∴   El salmón

     ∴   El atún

     ∴   La caballa

     ∴   Las sardinas

     ∴   Gambas y langostinos

     ∴   El aceite de hígado de bacalao

     ∴   Los huevos

     ∴   La mantequilla

     ∴   Setas y champiñones

Aún así hay personas que pueden necesitar un aporte extra que podrán obtener a través de suplementos, pero esto se debe realizar bajo supervisión de un profesional. Y cabe recordar que la mejor manera de obtener la cantidad diaria necesaria es a través de la exposición solar controlada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *