8 PASOS PARA HACER UN DETOX MENTAL Y MEJORAR LA SALUD

.El alimento que damos a la mente determina el estado de nuestra salud


Cambiar la vida puede parecer imposible. Con el detox mental nada es imposible si se tiene la firme voluntad de hacerlo. No importa qué circunstancias difíciles puedas tener en este momento, tú tienes la capacidad de mejorar tu vida y tu salud.

Procesamos cerca de 60 mil pensamientos diarios y la mayoría tienen una carga negativa -oscilamos entre las revisiones del pasado y las proyecciones del futuro-, y en ese vaivén nos dejamos caer sin saber el daño que nos ocasionamos. Desde la infancia se imprime en nosotros una manera de pensar que configura nuestra estructura psicológica. Los pensamientos están condicionados por la educación y el entorno familiar y social. Esto se establece en un nivel muy temprano de la vida y, siempre y cuando no hagamos un cambio consciente, arrastraremos el patrón heredado.

La medicina holística considera que somos parte de un todo mental, físico y emocional, y por lo tanto, todo está interrelacionado. Un desorden en el campo mental o emocional puede afectar a los órganos del cuerpo y al sistema inmunológico. Las dolencias físicas muchas veces son consecuencia de nuestro estado mental, no la causa. Así, a través de varias disciplinas milenarias como la Medicina China, se trata de aunar todos los aspectos del ser humano para mejorar la salud.

En Occidente, tradicionalmente, se ha ejercido una medicina que podríamos denominar “segregada”, centrada principalmente en lo físico, y que atiende por separado las áreas que componen al individuo. Sin embargo, poco a poco se van introduciendo voces que abogan por los tratamientos integrales cuerpo-mente.

Durante los últimos años se han llevado a cabo investigaciones que demuestran la conexión entre las emociones y las condiciones corporales. Recientemente se ha sabido que el estrés causa, entre otras muchas dolencias, pérdida de visión. El profesor Bernhard Sabel, investigador del estudio y director del Institute of Medical Psychology de la Universidad de Magdeburg de Alemania, ha declarado que existe un componente psicosomático para la pérdida de la visión, ya que el estrés prolongado aumenta los niveles de cortisol afectando al ojo y al cerebro debido al desequilibrio que se genera en el sistema nervioso.

Un exceso de adrenalina y cortisol liberados en sangre día tras día acaba desencadenando muchos tipos de molestias entre las que destacan: problemas digestivos, dolor de cervicales, caída del pelo, irritabilidad, alteraciones del sueño, problemas de piel, pérdida de memoria o confusión. También hay estudios que vinculan el asma aguda en los niños con la tristeza y el estrés. Generalmente el estrés se produce ante situaciones que nos hacen sentir mal. Como consecuencia, en la mente se agolpan pensamientos negativos que derivan en un malestar físico.

El biólogo celular neozelandés, Bruce Lipton, señala que los genes y el ADN pueden ser modificados por las creencias de una persona. El subconsciente tiene el poder de la mente y la personalidad se conforma en la niñez hasta aproximadamente los seis años. Lipton afirma que el subconsciente es millones de veces más poderoso que la mente consciente y no lo podemos controlar, pero sí reprogramar.

A grandes rasgos, Lipton plantea que el entorno físico y el patrón de pensamiento condiciona a los organismos vivos y no su carga genética.

 

No estamos limitados por nuestros genes, sino por nuestra percepción y nuestras creencias. Bruce H. Lipton, biólogo celular.

 

En otras palabras, nosotros escogemos nuestros actos y pensamientos, y estos modifican nuestro estado de salud. Está bien ir al médico, pero debemos hacernos una autoevaluación y revisar el estado general de nuestra vida: creencias, pensamientos, entorno y las personas que nos rodean. Si vemos que las circunstancias no son muy favorables, nos va a venir muy bien poner en práctica la “desintoxicación mental”.


BENEFICIOS DEL DETOX MENTAL

Ya sabemos que las condiciones mentales y emocionales pueden provocar enfermedades físicas y psicológicas. La curación comienza cuando somos capaces de cambiar la estructura de pensamiento que nos ha llevado a la enfermedad.

Una desintoxicación mental, al igual que la física, consiste en suprimir lo que nos daña -ansiedad, culpa, rencor, envidia, celos, miedo- e introducir lo que nos beneficia.

El estado de nuestra mente depende casi en su totalidad de nuestros pensamientos y de cómo procesamos las vivencias. Difícilmente se puede estar feliz viviendo con miedo, ansiedad y preocupaciones que, a la larga, minan la salud.

Hacer un detox mental limpia la mente y nos aporta muchos beneficios: nos libera de los patrones heredados, nos sentimos mejor con nosotros mismos, tenemos una actitud más positiva, sabemos lo que nos sienta bien, estamos más relajados, mejora nuestra sensación de bienestar y mejora nuestra salud física y mental.

Te sorprenderás de los cambios profundos que sucederán en tu vida y de lo rápido que puede ser el proceso. Para ello se necesita voluntad y disposición para asumir los cambios, aceptación, constancia, mente abierta y actitud receptiva. Al igual que cuando uno se enfrenta a una dieta de desintoxicación física, al principio pueden surgir inconvenientes porque el cuerpo entra en proceso de desintoxicación, pero al cabo de unos días, comienza la regeneración.


8 PASOS PARA REALIZAR UN DETOX MENTAL

  1. Motivación, compromiso y disciplina.
  2. Establece un período entre 7 y 10 días.
  3. Enfócate en pensamientos positivos y constructivos.
  4. Evita la negatividad: noticias, personas, lugares y acciones.
  5. Realiza actividades gratificantes.
  6. Busca la calma y la serenidad.
  7. Sonríe interna y externamente.
  8. Autosugestión positiva.

Según lo anterior, lo más importante para comenzar es la motivación y el compromiso personal. Trata de encontrar un período de tiempo tranquilo para que sea más fácil llevarlo a cabo y evita exponerte a situaciones o personas negativas. Si no puedes evitar exponerte a situaciones negativas, sin entrar en confrontaciones. simplemente piensa: “Nada de esto es mío”. Así generas una barrera mental contra la negatividad. No se trata de no tener empatía, se trata de no dejarse afectar por todo lo que nos rodea. Tener compasión es una cosa, dejarse afectar es otra.

Realizar actividades gratificantes te ayudará a distraer la mente en algo positivo. No tiene que ser nada complicado, un simple paseo por un lugar que te guste,  cantar o ir a una exposición, puede ser suficiente.

Un período de entre 7 y 10 días, si bien no es muy amplio, te ayudará a fijar esta nueva pauta de pensamiento, siempre que te lo tomes en serio. No debemos caer en la justificación y dejar pasar pensamientos negativos. Es importante rechazarlos inmediatamente y retomar las reglas del detox mental. Y no olvides sonreir, incluso mentalmente, porque eso cambia la percepción del cerebro, produciéndose una sensación de bienestar. Acompaña todo con momentos de calma y realiza pequeñas relajaciones con respiraciones profundas.

Por último, céntrate en la autosugestión positiva. Relájate y piensa que estás bien, que tienes lo que necesitas, sientes paz y amor en tu interior, nada te perturba, puedes con todo, te encuentras bien y con mucha energía. Así puedes ir reprogramando tu subconsciente. Incluso puedes escuchar meditaciones de reprogramación positiva y sonidos relajantes.

 

Si sigues estos pasos conseguirás efectos positivos a largo plazo. Sabemos que no es fácil, pero no te desanimes si vuelves a caer en patrones negativos, persevera, lo importante es dar dos pasos hacia adelante, aunque uno sea hacia atrás.


¿Te animas a realizar el detox mental? Cuéntanos qué tal te ha ido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *